Creacion de nuevas Capitales en la mitad del Siglo XX

Tres nuevos complejos citadinos de importancia personifican los ejemplos más sobresalientes del idioma moderno que se usó para dar forma a las identidades nacionales que surgían. Ellos son el plan y diseño para Chandigarh, India (1951-65), de Le Corbusier; el Plan Piloto para Brasilia, Brasil (1957), de Lucio Costa, junto con los diseños para los edificios públicos de Brasilia de Oscar Niemeyer; y el Complejo del Capitolio en Dhaka, Bangladesh (1962-71), de Louis Kahn. Su planeación y arquitectura hablan claramente del simbolismo al que buscaban referirse los gobiernos periféricos —un lenguaje del progreso tecnológico y cultural, aliado de la modernización y la occidentalización— que en algunos casos condujo a la contratación de reconocidos arquitectos norteamericanos y europeos para diseñar tan importantes edificios públicos y lugares en las naciones no occidentales.

Chandigarh, proclamada la nueva capital del estado del Punjab, fue ideada como un símbolo de la India poscolonial e independiente. El plan y diseño de Le Corbusier para los edificios principales de Chandigarh situaban el complejo del capitolio a cierta distancia del resto de la ciudad y lo elevaban para recalcar su posición como "cabecera" de la ciudad, visible y accesible mediante un largo conductor axial. Al concebir el agrupamiento de los edificios principales dentro de esta organización que nos recuerda la ciudadela —el Secretariado, el Edificio de la Asamblea, la Corte Suprema y el Palacio del Gobernador, que no fue construido— Le Corbusier diseñó una serie de relaciones políticas y de composición arquitectónica.


El diseño de Louis I. Kahn para Sher-e-Bangla Nagar, el Edificio de la Asamblea Nacional a las afueras de la ciudad de Dhaka, Bangladesh, fue comenzado en 1962 como la capital legislativa de Pakistán del Este. Después de haber visitado Chandigarh, Kahn reconoció la importancia y la belleza de su arquitectura, pero dirigió sus diseños para Dhaka hacia otra dirección. Armonizó los edificios dentro de una composición única e interconectada más que en una serie de elementos discretos como respuesta a las fallas que percibía en el conjunto ideado por Le Corbusier.11 En su intento por darle definición y coherencia a los componentes, Kahn elaboró un diseño que ensamblaba escuelas, bibliotecas, viviendas y otros elementos que rodeaban al edificio central y la mezquita. El significado y el propósito funcional de estos elementos era de suma importancia para Kahn. En el caso de la Asamblea, se abocó a enfatizar, a través de su arquitectura, la interpretación de la reunión con propósitos legislativos como una actividad ilustrativa y trascendente. Al respecto, comentó: "lo que estoy tratando de hacer es establecer una convicción que proviene de una filosofía y que puedo entregarle a Pakistán, de manera que la razón de todas sus actividades siempre pueda ser remitida a tal filosofía".


La creación de la ciudad de Brasilia, encabezada por el Presidente Juscelino Kubitschek con el fin de iniciar su rápido desarrollo, difundir la modernización en Brasil y contribuir a la identidad nacional, representa un caso importante en el que la presencia de los arquitectos extranjeros no fue solicitada. En lugar de ello, el plano de la ciudad fue creado por Lucio Costa, ganador de un concurso nacional en 1957, y los edificios fueron diseñados por Oscar Niemeyer. El plan cruciforme de Costa evocaba la imagen de la lucha que implicaba la idea del progreso acelerado. La escala monumental y el gran distanciamiento entre los diferentes sectores estaban organizados alrededor de un sistema de transporte fundamentalmente automovilístico que, a su vez, representaba la inquietud por la mecanización y el progreso tecnológico. Al igual que en Chandigarh, los conjuntos residenciales fueron ubicados a distancia del centro de la ciudad pero, por sus características, quedaban aún más distanciados debido a que los planificadores y arquitectos de Brasilia intentaban promover una organización social sin jerarquías en la que las viviendas, idénticas en forma y disposición, reflejaran el mismo tratamiento para los burócratas de los estratos altos, medios y bajos. Como sucedió con Le Corbusier en Chandigarh, los diseños de Oscar Niemeyer para los edificios del Complejo del Capitolio, que también se ubican alrededor de una gran plaza abierta, otorgan un punto focal para Brasilia, y representan no sólo una clara jerarquía arquitectónica sino la presencia simbólica del gobierno dominando el panorama. Los diseños curvilíneos y bruñidos, característicos del modernismo insistente de Niemeyer, cristalizaron las aspiraciones nacionalistas de Kubitschek por el progreso y la mecanización de un país relativamente no industrializado, y contribuyeron a conformar su visión de Brasilia como "el despertar de un nuevo día para Brasil".

El análisis de estos edificios y complejos civiles tan relevantes muestra la aplicación de ideas a priori, alejadas de las tradiciones y contextos locales, que tenían sus creadores sobre la planeación y la arquitectura. El análisis también revela la manera en que estos sistemas de organización urbana y sus edificios funcionan en relación con los patrones de vida de la región. En contraposición al heroísmo de estos planes para los edificios modernos y ciudades grandiosas al estilo internacional, el Complejo del Nuevo Parlamento de Sri Jayawordenepura, Kotte, Sri Lanka (1982), diseñado por Geoffrey Bawa, muestra un compromiso mayor con las influencias locales en relación con el clima, los idiomas arquitectónicos regionales en oposición a los estilos internacionales o "de arquitectos renombrados", así como con las realidades del funcionamiento de la urbe.
Publicar un comentario