Historia de Viedma


Primer período (1878-1884).

Desde 1878, Viedma cumplió la función principal de ser un centro político y administrativo. Sin embargo, en etapas sucesivas, esta función de Estado la cumplió desde distintas instancias institucionales.

En este período, el Estado Nacional se estaba consolidando y en lo económico había intensiones de impulsar la producción agropecuaria, vinculándola con la economía internacional.

La Gobernación de la Patagonia se originó para amparar, organizar y administrar los futuros territorios, a través de la Campaña del Desierto llevada a cabo en 1878 por el General Roca.

El 2 de febrero de 1879, en Mercedes de Patagones, se realizó el acto de inauguración oficial de la Gobernación de Viedma, originada a través de la Ley 954, dispuesta por el Poder Ejecutivo Nacional el 11 de octubre de 1878. En este acto se destacó la presencia del Teniente de Marina don Martín Gras, Alvaro Barros, y Francisco Baraja.

El 4 de julio de 1879, Alvaro Barros, en ese entonces gobernador de la Patagonia, estableció un decreto en cual el nombre de la capital, "Población de Mercedes", es cambiado por "Viedma". De esta manera se rendía homenaje al fundador del Fuerte y de la Población Nuestra Señora del Carmen, don Francisco de Viedma.

Viedma y Carmen de Patagones, desde entonces, se convirtieron en el punto central de las comunicaciones regionales y comenzaron a llevarse a cabo nuevas relaciones económicas, políticas y sociales.

A mediados de 1882 Alvaro Barros tuvo que dejar la Patagonia por razones de salud. Lorenzo Vintter fue quien lo reemplazó y, hasta octubre de 1884, dirigió la Gobernación de la Patagonia.

Las obras de gobierno de Alvaro Barros, como las de Lorenzo Vintter, estuvieron orientadas a favorecer las campañas militares, conocer físicamente la región mediante estudios científicos y planificar las obras a realizar.


Segundo Período (1884-1899).

La Ley 1532, de 1884, dividió la Gobernación de la Patagonia en las gobernaciones de Río Negro, Neuquén, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego. Pero esta Ley no estableció las capitales provinciales. Ante esta circunstancia el Poder Ejecutivo Nacional decidió que las autoridades se alojasen en la población de Viedma.

Lorenzo Vintter, que era el gobernador de la Patagonia, fue el primer gobernador de Río Negro. Con la instalación de la población a lo largo del valle, Viedma se favoreció por su buena ubicación, pero, también con la expansión ganadera y con el hecho de ser capital.Viedma logró increíbles niveles en el orden institucional, económico, social, cultural y religioso.

Con la instalación de la población a lo largo del valle, Viedma se favoreció por su buena ubicación, pero, también con la expansión ganadera y con el hecho de ser capital.Viedma logró increíbles niveles en el orden institucional, económico, social, cultural y religioso.

En 1899, a causa de la "gran inundación", Viedma pierde su situación de ciudad capital, la cual se trasladó a Choele Choel. Una consecuencia de esta inundación fue la gran cantidad de pérdidas materiales. Estas fueron considerables porque Viedma era una ciudad muy poblada y con una importante infraestructura.

Este hecho puso en duda la ubicación de la capital y, como de Viedma no había quedado casi nada, no era seguro que volviera a ser capital.

A la población de Viedma no le quedó otra opción que trasladarse a Patagones, como así también, las autoridades.

Días después las aguas volvieron a la normalidad y se dudó a cerca de la ubicación de las autoridades.

Había dos posibilidades: reconstruir la ciudad de Viedma o trasladar la capital a la única población que había subsistido, Choele Choel. Se resolvió esto último, declarándola "Capital Provisoria del Territorio Nacional de Río Negro".

Luego, Viedma comenzó a reconstruirse rápidamente como pueblo con el respaldo de las autoridades del territorio, entre las que se destacaban el gobernador Tello.


Viedma reunía las características principales para ser capital, por sobre Conesa, San Antonio Oeste, General Roca y Choele Choel.


Tercer Período (1900-1957).

Desde 1900 hasta 1957, Viedma fue la capital de Río Negro. Esta función fue controvertida, ya que General Roca aspiraba a la capitalidad, por lo que hubo muchos conflictos.

Las producciones principales de Viedma, comercio y ganadería, comenzaron a estancarse. Esto fue producto de que no se producían actividades económicas; y que el presupuesto estatal era estable y reducido.

Los territorios nacionales estaban muy ligados a las políticas del Gobierno central. Estos territorios dependían del gobernador, del Senado, y del Poder Ejecutivo Nacional, quienes le designaban y administraban un presupuesto.

El gobernador tenía poco poder. En las oficinas públicas, por ejemplo, era atendido como cualquier ciudadano.

El gobernador no era mucho lo que le podía brindar a la población de Viedma, debido a la escasa independencia política y al poco control de la administración. Sin embargo le otorgaba lo necesario e indispensable para poder llevar a cabo una vida ciudadana estable.

Durante la primera década del siglo XX, Viedma demostró de distintas formas el deseo de progresar luego de la inundación.

Entre 1914 y 1917, la población de Viedma se duplicó y alcanzó los 4.638 habitantes. Probablemente esto se debió a continuas obras e inversiones que se realizaron, tales como: el Ferrocarril, el Hospital Regional, el Obispado de Viedma, el Banco Hipotecario, Caminos, Aguas Corrientes, el Hotel Costanera, algunas escuelas y la ampliación del gasto público.

En 1951, el Presidente Juan Domingo Perón anunció que en ese mismo año se llevarían a cabo las obras de riego en el Valle Inferior, que afirmó el proyecto IDEVI (Instituto de Desarrollo del Valle Inferior). Esto fue realizado por el Gobernador Eduardo Castello.
Cuarto Período (1957-1973).

Río Negro se transformó en provincia hacia 1930, ya que había alcanzado los setenta mil habitantes, cantidad exigida por la Ley 1532, aunque no se hizo la designación oficial. Este proceso fue muy deseado por las clases altas rionegrinas.

Para Río Negro, la provincialización implicaba poder participar en las elecciones nacionales y tener independencia en la organización política, económica y administrativa, esto significó que podían elegir las autoridades, organizar la justicia, tener un propio presupuesto y administrarlo. Con esto se llevaba a cabo el Federalismo.

Para Viedma esto significó poder llegar a ser el centro del Estado provincial.

Una vez sancionada la Ley de Provincialización, el primer objetivo fue hacer la Constitución, la cual debería establecer la ciudad que sería Capital. Nuevamente surgió la duda acerca de que si Viedma seria el centro de poder. Esta ciudad competía con otras como General Roca, en representación del Alto Valle, y Choele Choel que se encontraba en el centro del territorio provincial. Esta disputa no se llevó a cabo solo en el Recinto Constituyente, si no que también se vio reflejado en la calle, en los medios de comunicación, entre los distintos partidos políticos y en el ámbito social.

Debido a esto se formó la Comisión Pro Viedma Capital, integrada por un grupo de viedmenses, que tenía como objetivo mantener a Viedma como capital. Esta organización presentaba tres subcomisiones: Viedma, Patagones y Bahía Blanca.

Un momento importante para Viedma fue la votación de la Convención Constituyente, para elegir la ciudad que seria capital provincial. Esta sesión terminó la madrugada del 29 de noviembre de 1957. Los convencionales llegaron a la conclusión de dejar la decisión para más adelante, y aprobaron el artículo 4to que sostenía que la ley sería votada luego de cinco años, y que hasta entonces las autoridades vivirían en Viedma, la cual no contaba con legalidad, y continuaba enfrentada con general Roca.

El hecho de que Río Negro se constituyera como provincia amparó a Viedma en su capitalización durante los años 1955 hasta 1973.

Durante el tiempo que duró la incertidumbre de saber quien sería la ciudad capital, en Viedma no se invirtió en turismo, en comunicaciones, en caminos, en la construcción de edificios públicos, etc.

El gobierno Justicialista Nacional fue el que en 1955 dio la provincialización a Río Negro, y el que en 1973 nombra a Viedma Capital de Río Negro. Fue este también el que llevó a cabo obras públicas que ayudaron a formar materialmente a Viedma.

Viedma, luego de ser nombrada capital, comenzó a desarrollarse en distintos aspectos, como por ejemplo en el funcionamiento de las instituciones provinciales, principalmente de la Legislatura. Gracias a la modernización de Viedma y a la fruticultura se dio un fuerte crecimiento en el valle. El progreso de los medios de comunicación y de transporte entre las regiones facilitó la administración.

El 20 de octubre de 1973 se sanciona, en una sesión especial y por unanimidad la ley 852 que declara a Viedma capital definitiva y sede del gobierno rionegrino.

Desde que a Viedma se la nombra capital, y en las tres décadas siguientes, esta ciudad transita por su época más brillante y productiva.

Entre los años 1960 y 1990, se duplica la población de Viedma cada dos años.

La capital de Río Negro creció extraordinariamente, pero fracasó debido al escaso desarrollo de una producción diversificada.


Cuarto Período (1986-hoy).

El 13 de abril de 1986, dos medios periodísticos (periódicos de Capital Federal) publicaron que se trasladaría el Distrito Federal de la República Argentina al territorio compuesto por Viedma, Patagones y Guardia Mitre. Esta noticia rompió el secreto de estado que guardaban un grupo de funcionarios por orden del presidente de la Nación, Raúl Alfonsín.

El 16 de abril de 1986 se formalizó el proyecto del Poder Ejecutivo Nacional para trasladar la capital de la Nación. Así mismo al mediodía Alfonsín pronunció un discurso en los balcones del Ministerio de Economía explicando las razones del traslado de la Capital Administra del País. El Presidente argentino, sostenía que había que avanzar hacia el sur y justificaba su decisión del traslado de la capital administrativa nacional refiriéndose a la historia y a los aspectos socioeconómicos de la región. También intentó poner fin a la "era fluvial" e ingresar en la "era oceánica". Además expresó su interés en una reforma del Estado, cambios en los tribunales de justicia y anunció una posible reforma constitucional.

Anteriormente se había propuesto posibles capitales, pero este proyecto era distinto, ya que la capital estaría fuera de la pampa húmeda, el proyecto intentaba cambiar y rejuvenecer la situación socioeconómica nacional y se progresó decididamente.

Luego se sancionó la Ley Nº 23.512/87, en la cual se declara Capital de la República Argentina a los focos urbanos actuales y a construirse en la región que abarcan las ciudades de Carmen de Patagones, Viedma y Guardia Mitre, la primera perteneciente a la provincia de Buenos Aires, y las otras la provincia de Río Negro. Con esta ley el Poder Ejecutivo Nacional presentó en el Congreso un plan nacional que lleve a cabo diversas obras: explotación del litoral marítimo y otros recursos naturales, que integre la Patagonia y otras regiones del país y regule el crecimiento poblacional de la región. Estas fueron algunas razones influyeron en la decisión del proyecto.

Alfonsín llego a la ciudad de Viedma, para demostrar interés en la región.

Al cabo de unos años el proyecto quedó en el olvido. Argentina entró en una gran crisis económica y social, luego del mal resultado del plan Austral. Debido a esto y a la hiperinflación, Alfonsín acordó con Carlos Saúl Menem, (que había sido electo, y que debía asumir el 10 de diciembre de 1989) que se hiciera cargo de la presidencia; lo hizo el 9 de julio de 1989. Menem luego de su asunción anuló el proyecto.

Así han corrido los días hasta la actualidad, ya subjetiva, ya inasible.
Publicar un comentario