Traslado de la Capital Federal


Por Héctor Pérez Morando


Muchos lo consideran como el más extraordinario proyecto argentino del siglo XX que alentaba otro país. Es posible que la iniciativa hubiera cambiado los límites movedizos de las regiones argentinas y la regionalización respaldada por estudios, proyectos y definiciones serias y científicas a cargo de probados expertos. Entrando en definiciones un estudioso del tema citando a otro colega diría: "Para la capital ex novo se prefieren actualmente reglas de ubicación extrañas a los factores geográficos" y el primero (Roccatagliata, J.A. 1986) expresaría: "Así, un traslado de la capital puede responder al deseo de concentrar mayores energías en ciertas regiones pioneras que reste incorporar al territorio nacional, o en franja de cierta fragilidad política... En éstas se ha sostenido la necesidad de contar con un plan o directrices para el ordenamiento territorial".

Después el especialista en planificación mostraría inclinación por "El núcleo bipolar Viedma-Carmen de Patagones" exponiendo los motivos de su preferencia. El diario "Clarín" rompió el secreto proyecto de Alfonsín y la sorpresa ganó la calle mientras argentinos y extranjeros comenzaban a buscar en los mapas la ubicación geográfica de Viedma y Carmen de Patagones y con esfuerzo hallarían Guardia Mitre. Se instaló en la sociedad argentina el proyecto de traslado de la Capital Federal a la Patagonia, a los dos únicos pueblos que permanecieron desde el plan poblacional español de 1779. Comenzaba otra instancia histórica. La ilusión de un federalismo cierto y efectivo. Posiblemente la descentralización y la ocupación de espacios vacíos en la Patagonia, algo que algunos nos reprochan y otros apetecen.

El proyecto de traslado de la Capital Federal a orillas del río Negro dejó de ser secreto y el presidente Alfonsín citó de urgencia a Olivos a los gobernadores del Río Negro y Buenos Aires y buena cantidad de funcionarios y legisladores. "Debatieron el tema y comieron pizza y helado", como paso mundano según una crónica periodística. Un reducido grupo de allegados al presidente trabajaba secretamente en la elaboración de todo lo relacionado con el proyecto de ley que se enviaría al Congreso nacional. Y "En una jornada histórica considerada como el punto de partida de una nueva república el presidente Raúl Alfonsín visitó la capital rionegrina y entregó al gobernador Alvarez Guerrero el proyecto para la creación del distrito federal Viedma-Patagones". (Río Negro, 17/4/1986). Ocurrió el día anterior, miércoles 16, con la ovación y el aplauso de 10.000 personas, según la información. El balcón del Ministerio de Economía -frustrado hotel turístico- sirvió de escenario cercano al río Negro con la presencia también de los gobernadores Armendáriz, Sapag, Sciurano, Puricelli, senadores y diputados nacionales y provinciales, funcionarios, etc. Y surgió la célebre convocatoria del presidente de la Nación: "Al sur, al mar y al frío".

En la sesión del Senado del 18/3/1987 entró como Orden del Día 598 para tratar el mensaje del PEN con el proyecto de traslado de la Capital Federal. Luego de un prolongado tratamiento por senadores y diputados y previos dictámenes en mayoría y en minoría de la comisiones de Asuntos Constitucionales, de Asuntos Administrativos y Municipales, de Defensa Nacional y de Recursos Naturales y Ambiente Humano, quedó sancionada como ley 23.512 el 27/5/1987 que expresaba en el "Artículo 1º -Declárase capital de la República, una vez cumplido lo dispuesto por el artículo 5º, a los núcleos urbanos erigidos y por erigirse en el área de las actuales ciudades de Carmen de Patagones (provincia de Buenos Aires) y Viedma y Guardia Mitre (provincia de Río Negro) con el territorio comprendido en las cesiones dispuestas por las leyes 10.454 de fecha 17 de octubre de 1986 de la provincia de Buenos Aires y 2.086 de fecha 10 de julio de 1986 de la provincia de Río Negro, que en conjunto constituyen el área de la nueva Capital de la República".

Las cesiones de territorio bonaerense y rionegrino fueron aprobadas por las respectivas legislaturas y promulgada dicha ley el 8 de junio de 1987, con 13 artículos. Se formó una comisión especial para el traslado del NDF (Nuevo Distrito Federal) y hubo antes y después importantes movilizaciones, asignación de fondos y hasta grandes especulaciones inmobiliarias en Viedma y Carmen de Patagones. Y mucho más para recordar, pero el espacio lo impide.

¿Otra frustración patagónica y argentina? Se perdió en el tiempo... en la memoria gubernamental y comunitaria. Pero nos sigue quedando el sur, el mar y el frío.


Bibliografía principal: Diario Sesiones Senadores y Diputados. Archivo diario "Río Negro". Varias publicaciones periodísticas. Biblioteca Patagónica. Diario Sesiones Cámaras Diputados provincias de Buenos Aires y Río Negro. Roulet, E. La Nueva Capital, 1987. Revista "Todo es Historia". Roccatagliata, J. A. Argentina, 1986 y otros.


NOTA: Publicado en el diario Río Negro, el día jueves 18 de marzo de 2004





Publicar un comentario