La "Brasilia" del Noroeste asiatico

Arquitectos españoles proyectan la nueva capital de Corea del Sur
MANUEL ALTOZANO - Madrid - 10/05/2006

La nueva capital administrativa de Corea del Sur, todavía no tiene nombre oficial, pero sus diseñadores la llaman la Ciudad de las Mil Ciudades. Ése es el título del proyecto redactado por el arquitecto español Andrés Perea y el Equipo Bloque Arquitectos que, junto con otros cuatro equipos de distintos países, han ganado el concurso de ideas convocado por el Gobierno coreano para levantar su particular Brasilia.
La nueva capital administrativa de Corea del Sur, creada por decreto en agosto de 2004, todavía no tiene nombre oficial, pero sus diseñadores la llaman la Ciudad de las Mil Ciudades. Ése es el título del proyecto redactado por el arquitecto español Andrés Perea y el Equipo Bloque Arquitectos (formado por Rogelio Ruiz, Álvaro Moreno, Juan Arana y Luis Perea) que, junto con otros cuatro equipos de distintos países, han ganado el concurso de ideas convocado por el Gobierno coreano para levantar su particular Brasilia. El lugar elegido para el faraónico proyecto es un enorme arrozal de 73 kilómetros cuadrados, atravesado por los ríos Guan y Miho y situado 130 kilómetros al sur de la actual capital, Seúl. Su objetivo, como el que inspiró la capital federal de Brasil hace 46 años, es descongestionar Seúl (con 11 millones de habitantes, la cuarta parte de la población del país) y lograr un desarrollo más equilibrado territorialmente, desplazando hasta allí los ministerios, las principales agencias gubernamentales y hasta la residencia del presidente, según las bases del concurso. Concebir la nueva ciudad obligó a superar grandes escollos jurídicos y exigió un pronunciamiento favorable del Tribunal Constitucional coreano. Seúl aparece en la Constitución como única capital.

















Preocupados por la belleza del lugar, Perea y sus colaboradores -salidos hace sólo dos años de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid- decidieron, por criterios medioambientales, preservar del boom urbanístico el enorme campo de arroz partido en dos por los ríos. Ese objetivo y el de facilitar lo más posible la fluidez del transporte público y privado (uno de los principales problemas que afronta Seúl) les llevó a pensar en una ciudad circular que rodea ese entorno idílico con el fin de mantenerlo virgen. La propuesta de los arquitectos españoles para la capital surcoreana del siglo XXI, como la califica el Gobierno de ese país, será una especie de collar de unos 27 kilómetros de perímetro. Sus 25 cuentas serán núcleos urbanos con todos los equipamientos necesarios para 20.000 habitantes. La cuerda que los unirá está formada en realidad por dos autopistas subterráneas, una vía superficial y un ferrocarril metropolitano elevado (todos ellos superpuestos) por los que se desplazarán los 500.000 habitantes que tendrá la ciudad en 2020. "Es como si pusiéramos dos autopistas de circunvalación y una línea de metro una encima de otra", explican los autores del proyecto. El equivalente surcoreano al Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de la nueva capital saldrá hoy a exposición pública. El Ejecutivo prevé comenzar su traslado a la nueva urbe el próximo año, cuando un equipo de 160 técnicos coreanos -entre arquitectos, urbanistas y geógrafos- concrete las edificaciones y los nuevos centros administrativos.